El Santutxu y su cantera se codean con los mejores

Hoy existen dos políticas de dirigir un club de fútbol. Ahí los que forman los equipos tirando de talonario y otros como el caso del Santutxu que trabaja con la cantera. Un club para el que su mayor premio es ver cómo jugadores criados bajo su ala dejan el nido y vuelan hasta categorías superiores.

Para Txema Ruiz, presidente del Santutxu, es primordial que todos arrimen el hombro para que la entidad funcione: «Es una labor colectiva y tenemos que estar muy encima», manifiesta. Los de Mallona sobreviven a los gastos con una austera economía: «No percibimos ninguna ayuda social como pasa con otros equipos y todo el dinero que generamos es de aportaciones pequeñas», subraya Ruiz. En lo puramente deportivo el mandatario destaca la labor de hombres como el técnico Barasoain, o del coordinador de las categorías inferiores Mitxelo: «Es un hombre experimentado que sabe de que va esto», afirma. En su segunda etapa en la presidencia Txema Ruiz reconoce estar ilusionado con regresar a Tercera, después de sufrir el descenso en el 1991, y ve al club capaz de mantenerse sin problemas: «Entonces estaba como presidente y la cuestión es acertar con los fichajes y tirar de nuestra cantera, pero todavía es pronto para hablar de ascenso», señala.

Su mister coincide en la prudencia en sus valoraciones: «Otros años lo hemos pasado fatal y no podemos volvernos locos a estas alturas», opina Ibai Barasoain. El técnico agradece la confianza que le ha brindado la directiva a la hora de trabajar: «Tengo el apoyo al cien por cien, somos como una pequeña familia donde todos nos ayudamos», concluye.

Un reportaje de Cantera Deportiva .